AUTOCONTROL O AUTORREGULACIÓN EMOCIONAL

El autocontrol o autorregulación, es una habilidad para manejar las emociones, una vez que uno sabe identificarlas. Si conseguimos coger la riendas de nuestras emociones, y no dejamos llevar por ellas, estaremos liberándonos de nuestros sentimientos y que, en muchas ocasiones, resultan desagradables o nos pueden llevar a situaciones conflictivas.

La responsabilidad de dirigir a un grupo de personas, necesita que quien lo ocupe cuente con una gran capacidad de autorregulación, ya que, en primer lugar, controlar sus sentimientos e impulsos le hace más razonable y capaz de crear un ambiente de confianza, seguridad y serenidad en sus empleados. Un jefe que se muestra habitualmente cordial, tranquilo y sociable hace que sus empleados también tienden a auto-controlar sus emociones, y no manifiesten un humor descontrolado. En segundo lugar, es imprescindible la capacidad de autorregulación en el mundo laboral actual tan competitivo.

Manejar los sentimientos para que sean adecuados es una capacidad basada en la conciencia emocional de uno mismo.

Las personas que carecen de esta capacidad luchan constantemente contra tensiones desagradables, sentimientos de pena,ataques de nervios y de ira, mientras aquellas que la tienen desarrollada pueden recuperarse con mucha rapidez de los reveses y trastornos que surjan en la vida.

Leticia García Martín

Psicóloga